En las últimas décadas se ha hecho mas evidente que el modelo actual de comercio o comercio tradicional, no es un modelo sostenible en el tiempo además es el responsable en los países pobres o en vías de desarrollo, del aumento de la pobreza y la desigualdad. Son por estas razones que surge el comercio justo, un movimiento internacional que involucra a organizaciones y agrupaciones de todo el mundo y que tiene por misión mejorar el acceso al mercado de los pequeños productores y cambiar las injustas reglas de comercio por un tipo de comercio donde se establecen relaciones directas basadas en el diálogo, transparencia y respeto que busca una justa y racional equidad entre los productores, el intermediario y el comprador. 

Mediante el comercio justo se promueven relaciones comerciales que estén necesariamente basadas en la justicia social y económica, el desarrollo sostenible, el respeto por las personas y el medio ambiente. Quienes promueven este tipo de comercio buscan fomentar la equidad entre los actores de la cadena de valor de los productos al mismo tiempo que pretenden lograr formas de consumo conscientes y responsables para crear dignidad y respeto tanto al entorno social como al medio ambiente. Con estas aspiraciones, a diferencia del comercio tradicional, el comercio justo asegura que los productores reciban el dinero necesario no solo para cubrir los gastos, sino también para que puedan mejorar las condiciones de vida de toda la comunidad, especialmente de aquellos desfavorecidos. 

Una característica fundamental del comercio justo es la sensibilización que no es mas que hacer que alguien se dé cuenta del valor e importancia de las cosas y en este caso, el comercio justo nos hace pensar en cómo es la vida de las personas que producen los productos que consumimos. 

El comercio justo se basa en 10 principios: 

1. Crea oportunidades: aquellos productores que están en zonas marginadas o que están en desventaja con el comercio habitual pueden tener acceso a un modo de poder crecer y generar ingresos. Es decir, lucha contra la pobreza.

2. Transparente: es honesto y transparente, lo que significa que trata a todos los socios de forma respetuosa y sin engaños.

3. Ayuda al desarrollo: no solo se trata de comprar el producto, sino que también se ayuda al productor a mejorar sus habilidades y se le enseñan nuevas técnicas.

4. Conciencia: intenta concienciar a la gente y explicarle todo lo bueno que nos aporta el comercio justo.

5. Precio: el precio que se paga se acuerda entre las dos partes, de forma que el productor pueda tener más beneficios.

6. Igualdad de género: se paga lo mismo a los hombres que a las mujeres.

7. Explotación laboral: se preocupa porque aquellos que trabajan lo hagan en unas condiciones dignas.

8 Trabajo infantil: evita que los niños sean explotados durante la fabricación de los productos.

9. Medio ambiente: intenta ser responsable con el medio ambiente.

10. Confianza: la relación comercial se basa en el respeto, la confianza y la solidaridad entre los productores y el comerciante.

× ¿En qué podemos ayudarte?